El jardín comestible

El jardín comestible

Un huerto urbano social de 1.300 metros cuadrados
En el centro del barrio de Pedralbes de Barcelona, dentro de la finca de la familia Ferrer-Salat, encontramos un jardín comestible de carácter social con un espacio cultivable de 1.300 metros cuadrados.
Además de los parterres, con más de 100 variedades de hortalizas de parietales rústicas y dos jardines verticales, en el futuro la plantación contará con un edificio biofílico con invernadero de cristal, un patio de recreo y un gallinero.

El huerto en datos

+20.000

PLANTAS CULTIVADAS
DESDE 2020

+150

VARIEDADES PLANTADAS

+4

TONELADAS DE HORTALIZAS Y
PLANTAS AROMÁTICAS

+4

TONELADAS DE COMPOST
PROPIO

Diseñado con criterios de sostenibilidad

Nacho Peres, responsable de horticultura de Green for Good, ha sido el encargado de diseñar y dinamizar el huerto inspirándose en disciplinas tales como la biodinámica y la permacultura.
El huerto se autoabastece con semilleros de variedades de polinización abierta que provienen de nuestro propio banco de semillas.
Intentamos obtener, salvaguardar y compartir estas semillas de tradición familiar, que han formado parte de nuestra cultura popular y gastronómica durante siglos. Recordar esta riqueza genética es celebrar la diversidad y disfrutar por el hecho de descubrir todo lo que la naturaleza nos puede llegar a ofrecer.

La escuela taller para integrar a jóvenes en riesgo de exclusión

El jardín comestible estará al servicio de la escuela taller, un proyecto de integración para jóvenes en riesgo de exclusión a través de la formación en cocina y horticultura.
Las clases se llevarán a cabo en el edificio biofílico anexo al jardín, diseñado por el estudio de arquitectura Pich Architects. Será un espacio basado en el ecodiseño, un ejemplo de cómo la sostenibilidad y la biofilia se pueden aplicar a la arquitectura.